LA FIEBRE DEL HENO, COMO la fiebre del henoPREVENIRLA

La fiebre del heno es una reacción alérgica al polen. Sus síntomas afectan a la nariz. Los síntomas aparecen al inhalar algo a lo que se es alérgico, como polen. También pueden aparecer los síntomas cuando se consumen alimentos a los que se es alérgico.

Al inhalar un alérgeno, como el polen, el cuerpo libera químicos, o histamina, lo que ocasiona síntomas de alergia.

Los árboles, pastos y malezas causan la fiebre del heno. El polen se transporta por el viento. El polen de las flores lo transportan los insectos y no causan fiebre del heno. Los tipos de plantas que causan la fiebre del heno varían de un área a otra y de una persona a otra.

También la cantidad de polen en el aire puede afectar los síntomas de la fiebre del heno. Dependiendo del día existe más o menos cantidad de polen en el aire. Hay más en días secos, calientes y ventosos y menos en fríos, húmedos y lluviosos ya que el polen va en el suelo.

Hay ocasiones que las alergias y la fiebre del heno son hereditarias.

Los síntomas poco después de estar en contacto con la sustancia a la cual se es alérgico son: Problemas en el olfato, picazón, rinorrea, estornudos y ojos llorosos.

Lo síntomas posteriores son: tos, nariz tapada, oídos tapados, dolor de garganta, círculos oscuros debajo de los ojos, hinchazón debajo de los ojos, fatiga e irritabilidad y dolor de cabeza.

Para prevenir intenta ver cada día la predicción meteorológica y estar atento a la medición del polen, también evita en la medida de lo posible, salir al aire libre o abrir las ventanas cuando el nivel sea muy alto.

ALGUNOS CONSEJOS PARA TRATAR LA FIEBRE DEL HENOla fiebre el heno

Cuando observes el primer signo de estos síntomas, coloca unas cuantas gotas de aceite esencial de manzanilla romana sobre un pañuelo y lo hueles con bastante frecuencia. Si esta medida no disipa los síntomas, puedes probar con una inhalación de vapor de lavanda o eucalipto, en caso de ser demasiado fuerte los vapores vuelve a oler los aceites esenciales en un pañuelo.

Utiliza agua de rosas o de hamamelis enfriada con hielo en una compresa fría sobre los ojos y la nariz.

Intenta beber infusiones de manzanilla y bálsamo de limón para aliviar los síntomas de la fiebre del heno.

Fuente: Midline Plus. La biblia de la aromaterapia.

Si estás embarazada o bajo tratamiento consulta a tu doctor.

Si te gustó este post deja aquí abajo un comentario.

Alfredo Sánchez

concentrados@alfredosandor.com

http://www.concentrados.es

whatsapp 698267757

 

Comentarios en Facebook

Deja un comentario